Colocación de alfombras y moquetas

La manera más sencilla y rápida de revestir pisos es la colocación de alfombras y moquetas. Estos elementos decorativos se adhieren al piso mediante cinta doble faz o empleando cemento de contacto con base de noepreno.

La colocación de moquetas y alfombras es una forma rápida de revestir un piso, además de ser la más barata. Es importante definir el uso que se le dará para elegir el material de nuestra moqueta o alfombra.

Debemos trabajar siempre sobre una base bien preparada y libre de toda clase de humedades. Tomaremos un eje guía para alinear los tramos de moqueta y desde allí comenzaremos la colocación.

Las alfombras y moquetas pueden presentarse de distinta forma, en rollos, en pieza o en plaquetas. Las moquetas y alfombras pueden colocarse sobre cualquier revestimiento existente, parqué, alicatado, cerámicas, etc.; la condición indispensable es que el piso esté perfectamente plano, de lo contrario deberemos emparejarlo antes de proceder a la instalación del revestimiento.

Cómo instalar alfombras y moquetas:

En primer lugar debemos calcular la superficie total a enmoquetar y luego calcularemos cuántos metros de moqueta o alfombra necesitamos, de acuerdo a su presentación. Debemos comprar un 10% más de lo calculado por cualquier eventualidad.

Hay varias maneras de colocar moquetas: colocación suelta, encolado total, empleo de cinta adhesiva de dos caras.

Es aconsejable colocar bandas metálicas de fijación en las terminaciones de la moqueta o alfombra y en los pasos de puertas para evitar que las mismas no se levanten en las zonas de conflicto.

Para la colocación de alfombras necesitaremos cemento de contacto con base de neopreno, una espátula dentada para la aplicación del cemento al piso. Necesitaremos un rodillo de caucho para aplanar las juntas entre moquetas. Para los cortes utilizaremos un cúter y una regla larga de guía, cuidaremos de apoyar sobre una plancha de terciado.

Antes de comenzar la colocación, lavaremos cuidadosamente el piso para eliminar toda clase de suciedad, luego dejaremos secar muy bien.

Primero presentamos el tramo de moqueta sobre la superficie a la cual se va a adherir la moqueta, para realizar ajustes y recortes. Es conveniente dejar reposar la moqueta extendida durante un día en la misma habitación que se va a revestir, para que se adapte a las condiciones de la misma y para que se estire bien. Luego de la instalación puede ser necesario rebajar el zócalo de la puerta debido al espesor de la moqueta.

Comenzamos la colocación de la moqueta desde el lado opuesto a la puerta, partiendo de una línea guía que dista de la pared el ancho de la pieza de moqueta, para compensar las diferencias en los bordes de la habitación. De este modo evitaremos que los tramos de moqueta se vayan desfasando por los sucesivos ajustes. Para recortes en marcos de puertas, columnas, pies de artefactos sanitarios, radiadores, etc., realizaremos una plantilla de papel para que luego sea más sencillo recortar la moqueta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *