El taller de bricolaje en casa

Para los amantes del bricolaje, el tener un taller en casa no es simplemente un gusto que darse, representa una necesidad que les permitirá llevar a cabo todos esos arreglos que siempre surgen en el hogar.

Los amantes del bricolaje tienen la posibilidad de ahorrarse mucho dinero en reparaciones que ellos mismos pueden realizar en sus casas. Las tareas de pintura, carpintería, fontanería, electricidad entre otras, brindan además del ahorro una gran satisfacción.

Estas variadas tareas que van desde cambiar una ficha de corriente hasta fabricar una mesa, aportan a nuestro hogar un sello personal del cual podemos estar orgullosos. Pero para realizar todas estas tareas necesitamos una cantidad de herramientas apropiadas.

Cómo armar el taller de bricolaje en casa:

Primero que nada necesitamos un espacio para hacer nuestro taller. Nos será de utilidad un garaje, sótano, lavadero, habitación en desuso, desván, etc., solo necesitamos un espacio libre para poner nuestro banco de trabajo y unos paneles donde colgar las herramientas, tal vez algún armario y un espacio para trabajos de mayor tamaño.

La elección de las herramientas que conformarán el taller depende de la clase de trabajos que pensemos hacer. Para comenzar seleccionaremos un set básico que se irá ampliando a medida que la complejidad de las reparaciones lo requieran.

Vamos a realizar un armario expositor de nuestras herramientas para tenerlas siempre a la vista y a mano. Colocaremos un tablero en la pared para colgar de él las herramientas. El tablero puede ser de madera maciza o aglomerado, las dimensiones se ajustarán a nuestras posibilidades y lo sujetaremos de la pared mediante tacos. Si el espacio lo permite, colocaremos otro panel delante que se deslizará mediante un carril. Colocaremos un tirador en el panel para facilitar su desplazamiento.

Las herramientas que colgaremos en el mueble deben estar ordenadas y clasificadas y dejaremos espacio para la incorporación de nuevas herramientas.

Herramientas imprescindibles:
– 1 juego de martillos
– 1 juego de alicates y pinzas
– 1 juego de destornilladores incluidos los de tipo Philips
– 1 juego de limas
– 1 serrucho
– 1 sierra para metal
– 1 calibre
– 1 escuadra
– 1 taladro
– mechas
– llaves fijas (estriadas y de tubo)
– llave inglesa

Otras herramientas más específicas son: formones, gramiles, morsa de banco, pistolas de siliconas, grapadoras, remachadoras, etc.

La forma en que colgaremos nuestras herramientas varía de acuerdo a sus cualidades, en el mercado hay accesorios diseñados especialmente para colgar cada una de ellas, aunque suelen ser caros. La alternativa para hacer las perchas de nuestras herramientas es emplear tacos con forma de L, pitones, etc. Para mantener el orden elegido, marcaremos la silueta de cada herramienta a fin de tener siempre presente su ubicación. Podemos marcar dicha silueta con rotuladores de tinta permanente que es la forma más sencilla, pero también podemos utilizar esmalte sintético para hacerlo y rellenar la forma.

El orden y la limpieza son muy importantes en nuestro taller de bricolaje para garantizar el éxito de nuestras tareas, facilitarnos el trabajo, ya que tendremos las herramientas a mano y en condiciones, pero fundamentalmente para evitar accidentes que pudiesen ocurrir por tal descuido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *