Instalación del interruptor de control de potencia

El interruptor de control de potencia ICP es un dispositivo destinado a evitar que la demanda de corriente del hogar supere la potencia contratada. Es un interruptor de corte automático.

El interruptor de control de potencia (ICP) es un dispositivo destinado a evitar que la demanda de corriente del hogar no supere la potencia contratada. Este interruptor salta automáticamente cuando se superan dichos niveles.

La instalación de la ICP es muy sencilla para quienes tienen alguna noción sobre instalaciones eléctricas, en caso contrario, es preferible que lo haga un técnico.

El ICP debe montarse en la caja de interruptores en la entrada de la instalación eléctrica, en una caja especial que va precintada. El interruptor debe estar acorde a la potencia contratada, por ejemplo un interruptor de 1º A (amperios), sirve para una potencia de 2,2kw/h.

Para la instalación necesitamos alicates, destornilladores, cables, cinta aislante, pelacables, buscapolos o téster. Todas las herramientas deben tener mangos aislantes.

Esta conexión debe hacerse con la corriente funcionando, ya que está a la entrada de la misma, por tanto deberemos tomar todas las precauciones posibles. Para comenzar, haremos la instalación con luz natural para tener visibilidad al momento de desconectar los cables de entrada, aunque de todas formas podemos auxiliarnos con una buena linterna.

Utilizaremos guantes de goma como precaución para minimizar los riesgos de choque eléctrico. Los guantes de látex comunes, de los que se usan para lavar platos sirven, siempre que tengan cierto grosor. En caso de que nos suden las manos, sería conveniente utilizar guantes de algodón debajo de los de goma, para evitar mojarlos. También ayudará el uso de zapatos de suela de caucho y una alfombra de goma. Por supuesto que todo debe estar perfectamente seco.

Debemos evitar tocar los extremos de los cables, para ello usaremos los alicates.

Instalación del interruptor de control de potencia:

Primero colocaremos el ICP en la caja. En el centro de la caja hay una pletina metálica horizontal que encaja en la muesca del ICP, de este modo lo aseguramos a la caja. Para retirarlo tiene una pestaña que se saca con un destornillador y permite liberar el interruptor de la pletina.

Para la instalación localizamos los cables que vienen de la calle que entran en la caja de interruptores generales y los desconectamos aflojando los tornillos de los bornes, primero uno y luego el otro. Buscaremos el polo vivo que es el más peligroso, para ello utilizamos el buscapolos.

Antes de hacer la conexión de la corriente, debemos conectar el ICP al interruptor original donde estaban inicialmente conectados los cables de entrada de electricidad. Esto lo hacemos con dos trozos de cable, a los que damos mayor longitud para que en caso de cortocircuito podamos cortar las puntas y volver a conectar.

Sujetamos el cable del polo neutro por la funda (con los guantes de goma) y retorcemos los pelos con el alicate universal con mango aislado hasta que no quede ninguno suelto. Lo pasamos por el orificio y lo conectamos al interruptor. Sostenemos el cable con un alicate de telefonista mientras apretamos el tornillo.

Ahora hacemos lo mismo con el polo vivo. De este modo minimizamos el riesgo de que ambos polos se toquen. Nuestra conexión está lista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *