Vidrio grabado con ácido

El grabado de vidrio es una técnica sencilla que requiere de mucho cuidado debido a la causticidad del ácido. Se utilizarán esténcils para lograr el diseño que vamos a grabar.

El vidrio decorado es un material de gran belleza para la decoración de ambientes, tanto interiores como exteriores. Es ideal para personalizar un espacio o para decorar una mampara o una mesa de vidrio, o cualquier otro elemento de vidrio.

Una forma de decorar el vidrio es mediante la técnica de grabado con ácido.

Materiales:

• esténcils especiales para cristal (también pueden realizarse en casa con plástico adhesivo del de forrar libros)
• recipiente de cristal o espejo u otro elemento de cristal (que no sea vidrio mezclado con plástico)
• ácido fluorhídrico para grabado en vidrio
• pincel

Para preparar la pieza a trabajar debemos limpiarla muy cuidadosamente con alcohol para retirar todo resto de grasitud o suciedad que pudiera tener.

A continuación se retira el papel protector del esténcil y se pega en el sitio elegido, presionando con los dedos para que se adhiera bien. Raspamos la superficie para desprender el plástico protector y lo retiramos con cuidado de no dañar el diseño.

Protegeremos las partes que no van a ser grabadas con un barniz al agua que luego se retirará.

Ahora estamos en condiciones de aplicar el ácido, lo hacemos con un pincel. Debe ser una capa gruesa. Lo dejamos actuar durante 3 o 5 minutos. Se retira colocando la pieza bajo el grifo dejando correr el agua. También puede retirarse con una esponja blanda. A medida que frotamos, la plantilla se va deshaciendo y aparecerá el grabado sobre el cristal.

Tenemos una enorme variedad de diseños de esténcils para vidrio entre los cuales podemos elegir. Si deseamos hacer nuestras propias plantillas, debemos utilizar plástico adhesivo de forrar libros, dibujar nuestro diseño y luego recortarlo con un cúter.

Es conveniente el uso de guantes quirúrgicos para la aplicación del ácido.

Podemos lograr diferentes grados de grabado, aplicando hasta cinco manos de ácido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *