Pinturas ecológicas

Las pinturas ecológicas son aquellas que no están fabricadas con solventes o pigmentos a base de compuestos orgánicos volátiles. Estas pinturas tienen base acuosa y sustancias de origen vegetal o mineral.

Las pinturas tradicionales contienen sustancias altamente tóxicas como los solventes, pigmentos y otros compuestos.

Los pigmentos generalmente se fabrican con resinas látex, naturales o aceites con compuestos orgánicos volátiles, los cuales afectan a atmósfera y a la salud humana, atacando las vías respiratorias, la piel, los ojos y otras zonas del cuerpo.

Hace ya algún tiempo se han comenzado a fabricar pinturas ecológicas que no emplean solventes como medio sino agua, y cuyos pigmentos son hidrosolubles o de base acuosa. Sus resultados no tienen la calidad de las pinturas tradicionales, pero su toxicidad es muy inferior.

La forma de aplicación de las pinturas también es importante, las brochas, rodillos y pinceles no producen contaminación, a diferencia de las pistolas o aerosoles para pintar.

Uno de los aspectos más contaminante de las pinturas tradicionales es el procesamiento de sus residuos y no es aconsejable su eliminación en las tuberías de desagüe, sino que deben desecharse en lugares especializados en la recepción de este tipo de desecho tóxico. Tampoco deben verterse en el suelo pues pueden alcanzar las napas de agua subterránea y contaminarla.

Es aconsejable evitar que los envases de pintura queden mal cerrados, para que sus vapores tóxicos no escapen a la atmósfera.

Las pinturas se consideran muy contaminantes en cuanto al procesamiento de residuos. Tanto es así que en algunos países existe una recogida especial de estos desechos que minimiza su peligrosidad para el entorno y la salud pública. Un buen modo de reducir en casa la toxicidad de estas basuras es, sencillamente, comprando menos, y ajustándonos a la cantidad que realmente vamos a necesitar. Cuanta menos pintura sobre, mejor.

Pinturas vegetales y minerales:

Las pinturas ecológicas deben estar compuestas de materias primas renovables, tampoco debe existir contaminación medioambiental en el proceso de fabricación, o en el de aplicación y desecho.

Las pinturas vegetales y minerales son 100% ecológicas ya que no contaminan y sus materias primas provienen de fuentes renovables.

En la elaboración de estas pinturas naturales se emplean: resina, ruibarbo, morera, látex, manzanilla, abedul, índigo, lino, aceites, ceras, procedentes de las distintas partes de las plantas (hojas, fibras, flores, raíces, cortezas, etc). Estos compuestos se combinan con otras sustancias biodegradables y no tóxicas (agua, tierra, talco), para ofrecer productos similares a las pinturas convencionales.

Las materias primas provienen de cultivos renovables o de procesos de reciclaje. Además, algunos de los componentes se producen en los alrededores de las fábricas, con lo que se reduce el gasto energético de transporte.

También pueden emplearse pigmentos inorgánicos de origen mineral que se aglutinan con silicato potásico líquido y sol de sílice. Este sistema se conoce desde fines del siglo XIX.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *