La decoración estilo rústico

La decoración rústica es un estilo tradicional que se ha mantenido en el tiempo. Este estilo admite la mezcla de elementos modernos con elementos antiguos. Los materiales dominantes son la madera, la piedra, el cuero y los metales forjados.

El estilo rústico es una tendencia decorativa que se ha mantenido en el tiempo debido a las posibilidades que ofrece de combinarse con elementos modernos y del pasado, con lo rural y lo urbano. Este estilo mantiene el mobiliario antiguo, la adaptación al entorno natural (en texturas, materiales, colores y elementos), el uso de las maderas, el aprovechamiento de la luz natural, el empleo de materiales naturales.

Para lograr el estilo rústico es de gran ayuda el empleo de muebles antiguos, muebles hechos a mano con acabados naturales, entre estos se destacan los muebles de madera maciza y la forja en hierro.

Características del estilo de decoración rústica:

La madera es el material por excelencia para la construcción y la decoración de interiores debido a sus cualidades (dureza, solidez, flexibilidad). Es fácil de trabajar y tiene una gran duración si recibe los cuidados adecuados.

Otros materiales típicos de este estilo son: el cuero, la piedra natural, las fibras naturales (algodón, lana, lino, yute, etc.).

Los muebles artesanales, los adornos de barro, los elementos decorativos del medio rural, las baldosas de piedra o cerámica, los metales de fundición otorgan un aire rústico al diseño de interiores.

Este estilo característico de las zonas rurales brinda calidad, belleza y confort, es ideal para la decoración de toda la casa, pero las zonas en que más destaca son la cocina y la sala.

Los pisos y paredes recubiertos de madera son típicamente rústicos y pueden alivianarse contrastándolos con cortinados de voile y tapicería en blanco o tonos claros.

La sala es una habitación ideal para decorar con este estilo, su carácter social y la presencia de la chimenea preparan el terreno para la incorporación de muebles de madera desgastada, grandes sofás, telas gruesas, pisos y paredes de madera, en los climas fríos. Y para los climas cálidos, las telas ligeras como el lino, la muselina o la seda, se combinan con los pisos de cerámicas claras y los muebles de roble u olmo. También pueden incluirse la piedra, el aluminio moldeado y el cuero.

La cocina rústica suele fusionar la cocina con el comedor como en los tiempos de antaño. La calidez y la comodidad son su principal cualidad. Este aire puede lograrse empleando accesorios rústicos para decorar una cocina moderna. El uso de diferentes tipos de maderas al natural en el mobiliario puede ayudar a lograr este estilo. La mezcla de elementos modernos con elementos antiguos es perfectamente válida para la decoración rústica.

Un organizador reciclado para el baño

Una buena idea para mantener el orden en el baño sin realizar mucho gasto y aprovechando elementos viejos que podamos tener, es este organizador realizado con baldes viejos.

Mantener el orden en el baño suele ser una tarea difícil, principalmente por la escasa superficie que estos ambientes suelen tener. En este caso vamos a realizar un organizador utilizando baldes viejos para ubicarlo colgado en algún rincón de nuestro baño y así ganar espacio.

Materiales:

• 3 baldes de chapa de zinc o de plástico chicos
• 1 tabla de madera de 1 pulgada de espesor, de 70x10cm
• pinturas acrílicas: verde, violeta, blanco y azul
• pincel
• 3 tornillos autoperforantes para madera
• 2 ganchos con tornillo
• taladro
• destornillador

Pintamos los baldes con la pintura acrílica, uno de cada color. Pintamos por dentro y por fuera. Los dejamos secar.

Colocamos los ganchos para colgar en los extremos de la tabla base, perforando con el taladro.

Colocamos la base sobre una mesa y disponemos sobre ella los baldes en la posición que finalmente tendrán. Marcamos las posiciones donde se ubicarán los tornillos de sujeción de cada balde. Perforamos y luego pintamos la tabla de blanco.

Cuando la tabla está seca, atornillamos los tres baldes a la base.

Si nuestro baño está decorado en estilo rústico, podemos dejar la madera sin pintar al igual que los baldes. En este caso, podemos utilizar una madera reciclada.

Un paragüero reciclado

Los paragüeros son elementos decorativos de gran utilidad, sobre todo en temporada de lluvias. Te vamos a enseñar a hacer un paragüero muy sencillo con materiales reciclados.

La época de lluvias es muy pintoresca, pero también molesta, siempre se plantea el problema de ubicar el paraguas mojado al llegar a casa, y los paragüeros continúan siendo la mejor solución.

Vamos a realizar un paragüero con materiales reciclados muy decorativo y económico.

Materiales:

• 1 lata de pintura vacía grande (10lts.)
• pasta de modelar
• imprimación para metales
• pintura acrílica de colores
• barniz incoloro
• betún de judea
• papel adhesivo de terciopelo negro
• pinceles
• papel calco
• tijera

Limpiamos bien nuestra lata y le quitamos el borde con un abrelatas o tijera de metales.

Aplicamos una mano de imprimación por la parte exterior de la lata y dejamos secar.

Amasamos una tira rectangular de pasta, suficientemente larga para cubrir el contorno de la lata. Luego la aplicamos al borde de la lata, por la parte externa. Cubriremos también el borde para que el filo del borde de la lata, no vaya a producir ninguna herida o dañar los paraguas. Una vez que colocamos la pasta, le realizamos algún patrón de formas, puede ser con un molde de galletas o cualquier figura que nos guste. Dejamos secar bien, hasta que esté dura.

Pintamos todo el exterior de la lata con la pintura acrílica oscura y dejamos secar.

Preparamos una mezcla de cera incolora y betún de Judea, que pincelamos sobre la superficie de la lata y dejamos secar un poco antes de retirar el exceso.

Preparamos pintura más clara en el mismo tono de la anterior en una bandeja plana. Mojamos una esponja en la pintura y damos pequeños golpes con la esponja sobre la lata. Dejamos secar.

Recortamos figuras de papel terciopelo adhesivo (utilizando plantillas de formas que nos gusten). Los pegamos sobre la lata a gusto.

Finalmente, bordeamos parte de las figuras de terciopelo con pintura gris oscuro, para darle relieve.

Un cuadro con frutos del mar

Los cuadros son elementos decorativos de gran belleza. Podemos hacer nosotros mismos nuestros cuadros empleando materiales comunes como el cartón y unos cuantos caracoles marinos.

Los cuadros son elementos decorativos de gran valor estético para vestir las paredes. Hay una enorme variedad entre los cuales podemos elegir, y que se adaptan a nuestra decoración.

Vamos a realizar unos cuadros con materiales reciclados muy sencillos para decorar el hogar.

Materiales:

• cartón de 3mm de espesor
• cartón microcorrugado
• caracol de mar pequeño
• cemento de contacto
• plantilla de corte
• pistola encoladora
• regla
• lápiz
• cúter
• pintura acrílica blanco y azul
• pincel chato
• alcohol y paño

Para realizar los cortes del cartón colocaremos una tabla de corte, cartón grueso, vidrio o alfombra de goma como base para proteger la mesa de trabajo.

Cortamos dos cuadrados de 15cm de lado para base del cuadro. En el centro de uno de ellos, trazamos un cuadrado de 5cm de lado y lo cortamos con el cúter. Vamos a emplear el marco restante.

Unimos el cuadrado y el marco con el cemento de contacto.

Cortamos un cuadrado de cartón microcorrugado de 16,2cm de lado (el sobrante es para cubrir los cantos del marco. Cortamos recuadros en las esquinas para quitar el excedente cuando doblemos para cubrir las esquinas. En el centro de este cuadrado cortaremos un cuadrado de 4,4cm de lado (dejamos este sobrante para cubrir los cantos del marco, como en el caso anterior).

Pegamos el recuadro de cartón microcorrugado sobre el marco de cartón con el cemento de contacto. También pegamos los cantos del marco. Dejamos secar.

Con el pincel chato pintamos de blanco la superficie del marco. Dejamos secar. Diluimos el acrílico azul con algunas gotas de agua y lo aplicamos sobre la pintura blanca y lo dejamos secar bien.

Frotamos la superficie del marco con un paño embebido en alcohol para lavar ligeramente la pintura azul y dejar asomar el blanco.

Con la pistola de encolar, pegamos el caracol en el centro del marco.

Consejos para hacer un reloj pizarra

Para anotar las citas y obligaciones del día, a la vez que consultamos la hora, te vamos a explicar cómo hacer un reloj pizarra.

Las pizarras son elementos sumamente útiles, nos permiten realizar anotaciones sobre nuestras obligaciones, la lista de las compras y dejar un mensaje a la familia.

En este caso, vamos a fusionar dos elementos utilitarios, la pizarra y el reloj de pared, para tener a la vista todos nuestros mensajes. Es ideal para la cocina, también para el dormitorio de los niños.

En esta pizarra sólo se puede escribir con tiza, así que necesitarás un borrador para pizarras.

Materiales:

• tablero cuadrado fino de madera de 50x50cm
• pintura para pizarra
• máquina de reloj
• taladro
• lija
• pincel

En primer lugar marcaremos el centro del tablero y realizaremos un agujero con el taladro, con mecha fina, es para pasar el perno que sostiene las agujas del reloj.

Lijamos luego el tablero para que quede bien liso. Limpiamos el polvillo bien.

Aplicamos dos manos de pintura con el pincel, dejando secar bien entre una mano y la otra. La pintura de pizarra viene en diferentes colores, por eso no es imprescindible que sea negra.

Cuando el tablero está bien seco, desmontamos la máquina del reloj y retiramos las agujas. Colocamos la máquina por la parte trasera del reloj y las agujas por el frente, ajustándolas bien.

Ahora solo nos resta colocar la pila y poner el reloj en hora. Está listo para brindar su servicio.

Podemos colgar un pequeño gancho del reloj, para atar allí el borrador con una cuerdita.

Trabajos con tuberías de PVC

Las tuberías de PVC son muy fáciles de manipular y cortar, resisten las distintas temperaturas, los materiales corrosivos, las heladas entre otros. También admiten la combinación con instalaciones metálicas.

Las tuberías de PVC (policloruro de vinilo) son fáciles de manipular y cortar, además son económicas y muy resistentes a los cambios de temperatura, los materiales corrosivos. Se pueden empalmar sin necesidad de soldadura. También admiten el montaje y desmontaje para limpiezas o cambios de piezas. Además es posible realizar reparaciones y adaptaciones sobre tuberías de metal con este material. No son afectadas por el óxido o las heladas.

Debido a sus amplias ventajas, son las tuberías más utilizadas en la instalación de agua caliente, fría o de agua sucia.

Cómo cortar tuberías de PVC:

Para cortar las tuberías de PVC podemos emplear sierra o serrucho. Luego del corte lijaremos los bordes para quitar las rebabas (los salientes) que pudiesen quedar. Para lograr un corte derecho se coloca una cartulina o papel enrollado al tubo para señalar la zona de corte.

Estas piezas no deben doblarse ya que se debilitan, además existen piezas en todos los ángulos.

En algunos casos, pueden recalentarse con agua hirviendo y doblarse ligeramente.

En caso de recorridos complicados podemos adquirir tuberías flexibles de PVC para curvarlas según las necesidades. Estas tuberías deben fijarse mediante abrazaderas.

Cómo unir tuberías de PVC:

La unión de tuberías de PVC se realiza empleando dos productos, el limpiador que prepara la superficie para la fusión de las piezas a unir, y la cola que realiza la unión propiamente dicha.

Existe una serie de accesorios para la instalación de las tuberías de PVC: casquillos reductores, codos, manguitos de empalme, injertos, conexiones para desagües. Estos elementos necesitan del uso de cola de unión. Además están los sifones y válvulas que no requieren de la cola de unión ya que se unen por roscado.

Las uniones requieren de elementos auxiliares para lograr la estanqueidad, juntas de goma, cinta de teflón, etc.

Cómo reciclar una mesa auxiliar

Para renovar una mesa auxiliar estropeada, nada mejor que darle un toque de color. Te vamos a enseñar cómo recuperar una mesa con pintura acrílica, dándole un aspecto gastado.

El desgaste del mobiliario es un hecho natural, este deterioro puede ser un defecto estético meramente, pero si lo dejamos avanzar, puede llegar a representar un peligro para la vida útil de nuestros muebles. Por ello es muy importante dar el mantenimiento adecuado al mobiliario del hogar y hacerlo periódicamente, para que los desperfectos sean pequeños y no causen un daño permanente.

Vamos a explicarte cómo recuperar una mesa auxiliar en desuso para volver a aprovecharla, tal vez, darle un nuevo uso que no habíamos experimentado. Esta mesa puede ubicarse en el recibidor para depositar las llaves, el bolso, etc. También podemos incorporarla al dormitorio como mesa de lectura o para desayunar, las posibilidades son múltiples.

Materiales:

• lija para madera
• pintura imprimación multiusos
• pintura acrílica de color (el que prefieras)
• rodillo de espuma pequeño
• pinceles y brochas
• lana de acero 000
• cera color natural

Lijamos levemente la mesa para permitir el mejor agarre de la imprimación. Pintamos toda la superficie de la mesa con la imprimación multiusos negra. Dejamos secar bien antes de aplicar una segunda mano (aproximadamente 24hs de secado).

Con la imprimación seca, aplicamos la primera mano de pintura acrílica del color elegido. Dejamos secar. Pintamos la segunda mano de pintura acrílica y dejamos secar completamente.

Cuando la pintura está bien seca, utilizamos la lana de acero untada con cera para frotar la superficie pintada, de esta forma le daremos un aspecto envejecido. Es aconsejable realizar el desgastado en las zonas que normalmente sufren este deterioro para que el acabado sea más natural (esquinas, base, parte baja de las patas, etc.).

Cuando obtuvimos el efecto esperado, aplicamos cera para proteger y dar brillo. La aplicamos con una media de nylon.

Cómo hacer una estantería colgante

La instalación de estanterías colgantes es bastante sencilla, solo necesitamos elementos resistentes para la sujeción a la pared y unos estantes livianos.

Hay veces en que debemos instalar estanterías (baldas) en la pared, pero nos enfrentamos a dificultades como azulejos, morteros demasiado duros o demasiado inestables, debajo del revoque pasan cables o tuberías, esto hace que debamos encontrar soluciones alternativas para instalarlas.

Una forma de instalar estanterías es realizarlas colgantes. Colgaremos nuestra estantería de la pared mediante dos tacos o directamente del techo. Esta estructura resulta sumamente liviana y parece flotar en el espacio, logrando un efecto muy atractivo.

Materiales:

• tablas de contrachapado o madera maciza (de acuerdo al número de estantes que vayamos a instalar)
• cuerda, cable de acero o cadenas de metal gruesas
• arandelas metálicas
• ganchos para colgar
• taladro

Este trabajo nos permite instalar un estante (balda) único o varios estantes alineados formando una estantería.

Si queremos instalar varios estante, debemos utilizar una madera muy liviana, ya que el peso de la estructura puede resultar excesivo para los ganchos o para la superficie en la que se va a colgar (techo o pared).

Realizamos perforaciones en las tablas, dos en cada extremo, que servirán como soporte de cada estante. Para darle un acabado liso a los orificios, los forraremos con tubería de PVC de igual diámetro que la perforación. Recubriremos esto con bridas de electricista y arandelas metálicas.

Cortamos dos trozos largos de cuerda, cable o cadena, que insertaremos en los orificios, los que hemos cubierto con las arandelas. Anudamos los extremos del cable por la parte inferior del estante o colocamos una arandela que actúe como soporte, para que el cable no se zafe. Si deseamos colgar más estantes, debemos pasarlos todos por el cable realizando un nudo o interponiendo una arandela para que mantenga cada estante en su posición.

Amuramos los ganchos con la ayuda del taladro y colgamos de ellos el estante.

Pintaremos o barnizaremos los estantes, de acuerdo al material con que están hechos. El contrachapado va pintado de color y la madera maciza va barnizada.

Cómo hacer un mueble con pizarra

El refrigerador es siempre el soporte de nuestras notas de recordatorio, listas del supermercado, etc. Pero esto representa una molestia constante, además de que las notas suelen desprenderse por el movimiento. Para solucionar el problema te vamos a enseñar a hacer un mueble con pizarra incorporada.

Las listas del supermercado, el recordatorio para retirar la ropa de la tintorería, etc., son situaciones que requieren de una anotación, pero generalmente, estos papelitos se nos pierden o se acumulan en la puerta del refrigerador. Para terminar con todo esto, vamos a convertir uno de los muebles de la cocina en una pizarra para nuestras anotaciones.

Materiales:

• pintura para pizarra
• brocha
• lija
• enduído plástico

Primero que nada, debemos elegir el mueble apropiado para funcionar como pizarra, no nos sirve algo muy cerca del piso, tampoco uno que esté muy alto, además debe quedar en un sitio visible. Debe tener los laterales lisos, sin molduras o tallas. Lo ideal es un placar alto y hacer la pizarra a la altura de la vista.

Ahora procederemos a lijar el lateral del mueble o la puerta, para que esté en condiciones de recibir la pintura. En caso de que haya abollones, o agujeritos, los rellenaremos con el enduído plástico y volvemos a lijar.

Limpiamos bien el polvillo y aplicamos la primera mano de pintura y dejamos secar. Para aplicar la segunda mano, lijamos suavemente con lija fina y limpiamos el polvillo previamente. Damos la segunda mano y dejamos secar bien.

Cuando la pintura esté perfectamente seca, tendremos nuestra pizarra.

Si queremos que nuestra pizarra admita también imanes, la primera mano de pintura, la haremos con pintura imantada. Esta pintura tiene una composición altamente férrica que sirve para sujetar objetos imantados de su superficie. La pintura imantada puede aplicarse con cualquier pincel.

Sobre la pintura imantada aplicamos la pintura para pizarra.

Revistero con botellas recicladas

Las botellas de plástico son uno de los materiales de reciclado que más a la mano tenemos. Para aprovecharlas haremos un revistero con ellas.

Las botellas de plástico son uno de los principales culpables de la acumulación de basura que tiene el planeta, pero afortunadamente, hay muchas formas de aprovecharlas para otros usos.

La decoración ecológica es una tendencia que avanza cada día. Esta corriente preocupada por el medioambiente, se inclina por los elementos que no perjudiquen el planeta o aquellos que son fabricados con materiales reciclados. Las botellas de plástico son excelentes para realizar objetos decorativos con ellas.

Esta manualidad consiste en realizar un revistero con botellas de plástico.

Materiales:

• 6 botellas plásticas
• parante metálico ranurado de 80cm
• tornillos con tuerca
• cúter o tijera
• destornillador
• pegamento de silicona
• lija fina
• burlete de goma fino
• punzón o clavo

No importa qué tipo de botellas usemos, lo fundamental es que deben ser todas iguales. Cortamos las botellas con el cúter o tijera a la altura de los hombros de las mismas. Emparejamos con la lija.

Perforamos el centro de la base con el punzón para pasar el tornillo.

Colocamos silicona en el fondo de cada botella antes de atornillarlas al parante. Cuidaremos de que las botellas queden muy juntas.

Podemos utilizar un listón de aluminio en lugar del parante y realizarle los orificios con un taladro.

Cuando tenemos todas las botellas en su sitio, dejamos secar bien la silicona. Al menos 24 horas.

El burlete nos permitirá darle firmeza al conjunto y evitará que las botellas se separen al guardar las revistas. Lo pasaremos formando ondas de una botella a la otra, como muestra la fotografía. Para que no se suelte, lo pegaremos con silicona.

Ahora tenemos nuestro revistero listo para ser amurado a cualquier pared o mueble.