Instalación de cerraduras magnéticas

Las cerraduras electromagnéticas están formadas por dos piezas principales, el electroimán que se fija al marco de la puerta y atrae la placa metálica fija que se ubica en la hoja de la puerta.

Hoy en día contamos con una gran variedad de cerrojos y cerraduras, las cuales empelan las diversas tecnologías disponibles. Las cerraduras magnéticas constituyen una excelente opción para nuestra seguridad.

La cerradura electromagnética está conformada por dos piezas principales: un electroimán de gran potencia que se fija al marco de la puerta y una placa metálica que se fija sobre la hoja de la puerta.

Las cerraduras magnéticas deberán cumplir ciertos requisitos: ofrecer resistencia a las manipulaciones con llaves falsas, ganzúas, taladros, etc. para evitar la extracción del rotor se aconseja la colocación de una roseta con protección del cilindro.

Las cerraduras electromagnéticas cuentan con un dispositivo imantado que impulsa el cierre de la puerta cuando se abre el circuito. El electroimán se acciona cuando se le suministra corriente eléctrica, atrayendo los objetos metálicos.

Estas cerraduras pueden instalarse tanto en interiores como en exteriores y en posición vertical u horizontal. La instalación debe asegurar un perfecto ajuste entre el electroimán y la placa. Este tipo de cerraduras permite controlar de manera automática las puertas, incluso a la distancia.

La caja contenedora de la cerradura debe ser de acero inoxidable, aluminio u otra aleación. Se adapta a cualquier tipo de puerta. Resisten a la intemperie y la corrosión.

Estas cerraduras ofrecen una serie de ventajas: no requieren de llaves, no se desgastan, son ideales para sitios de alto tránsito.

Instalación de una cerradura magnética:

Montamos sobre el marco de la puerta la platina base, fijándola con tornillos.

Sobre la platina montamos la cerradura, también atornillada.

Sobre la puerta, enfrentada con la cerradura, montamos la pieza polar, la cual se ubica sobre la goma de base, atornillándola pero sin que quede demasiado ajustada, para que permita cierta oscilación que facilitará su ajuste con la cerradura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *