Los techos quinchados

Los techos de quincha son un sistema constructivo tradicional que se mantiene casi intacto hasta nuestros días. Estos techos se instalan sobre una estructura de madera y están compuestos por mazos de paja.

Los techos de quincha primitivos se realizaban con armadura de troncos y ramas de sauce u otros árboles del monte. Son techos a dos aguas cubiertos con atados de paja brava.

La madera para las estructuras puede ser escuadrada o en rollizos. La madera escuadrada tiene una sección generalmente rectangular, aunque puede ser cuadrada. Las estructuras más usadas son de madera en rollizos por ser más rústica y económica.

La madera más apropiada para este tipo de estructuras es el eucalipto, por ser bastante duro y barato. Se utilizan los troncos más derechos para obtener las secciones lo más uniformes que sea posible.

La madera debe tratarse para protegerla de los agentes biológicos (hongos, insectos).Una vez que el producto se secó completamente conviene pintar o barnizar la madera.

La paja se obtiene de los bañados y pajonales. Las especies más usadas para el quinchado: cortadora, totora, espadaña y arrocillo, etc. La más apropiada es la cortadora (paja brava), se llama de este modo porque posee serruchos en sus bordes. Es rígida, duradera y resiste los golpes de la palmeta durante el emparejado. Es color borra de vino cuando está madura. Su largo sobrepasa los 2mts., lo que permite utilizarla con una buena pendiente interna y un gran solape. Es muy impermeable por su contenido de sílice. Para utilizarla en el quinchado se ata en mazos de 30cm de diámetro.

Cómo hacer un quinchado:

Debido a los materiales, este sistema constructivo utiliza una cubierta que suele ser de 20-25cm de espesor, formada por la superposición solapada y apretada de los mazos de paja.

En un quinchado correctamente construido, el agua no pasa más allá de los primeros centímetros porque le resulta más sencillo deslizarse por la pendiente que le ofrece menor resistencia. Por eso la pendiente debe ser superior al 80% y la paja debe estar bien apretada.

Para evitar la putrefacción se coloca el material lo más seco posible, y la colocación se realiza en época seca y con la pendiente lo más pronunciada que sea posible. También debe controlarse que tenga buena ventilación y asoleamiento. Esto determina la calidad y duración de este tipo de techos.

La estructura es un sistema de correas horizontales apoyadas en varejones inclinados, los que suelen apoyarse en un muro y en la cumbrera.

Para el apoyo sobre un muro común, se debe construir una carrera de hormigón armado(viga), con bigotes para la sujeción de los varejones. Las uniones entre los palos se realizan con clavos gruesos. Los varejones contornean las polleras de la quincha.

Para la terminación interior se pueden colocar esterillas de junco entre las correas.

El recubrimiento del techo se comienza por la parte más baja, donde se disponen los mazos ordenadamente. Cuando se completó una fila y se la emparejó, se cosen los mazos a la estructura.

El cosido se hace con alambre grueso, que se ata a las correas utilizando puntadas de alambre fino. Las capas se van superponiendo hasta llegar a la cumbrera. Hay que tener especial cuidado en la cumbrera y en los ductos que puedan atravesarse. Para proteger estas uniones se colocan babetas de plomo, hormigón poroso, malla de acero o de arena y portland.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *