Cómo hacer una reja perimetral

Las rejas son un excelente barrera contra los ladrones, pero son muy costosas. Podemos abaratar su coste fabricándolas nosotros mismos. Esta tarea es ardua y engorrosa, pero no imposible.

La creciente inseguridad en la que vivimos hace necesario que cada día nos protejamos más y las rejas son uno de los métodos más efectivos para hacerlo.

Las rejas perimetrales son una primera barrera para intentar frenar a los ladrones, aunque son costosas, podemos abaratarlas si las construimos nosotros mismos. Si bien es trabajoso, no es una tarea imposible ni tan compleja, lo principal es tener tiempo y voluntad para pasar unas cuantas horas fabricándolas.

Cómo construir una reja perimetral:

Para la fabricación de una reja perimetral lo primero que necesitamos es saber las dimensiones que tendrá la misma. De este modo podremos calcular cuánto material necesitamos.

Para las rejas necesitaremos varillas de hierro de diez milímetros de diámetro, planchuelas de hierro de quince milímetros de ancho y caños de sección cuadrada de cinco centímetros de lado para los pilares. También necesitaremos un taladro y una soldadora eléctrica.

Cuando tengamos todos los materiales, cortaremos las varillas y las planchuelas de la medida que habíamos decidido. Luego agujereamos las planchuelas con una broca del mismo tamaño que las varillas, de modo que quede una varilla cada diez centímetros.

Cortamos también los tubos que formarán los pilares y los cerramos en los extremos con cuadrados de las planchuelas, que van soldados.

Comenzamos a soldar las varillas en las planchuelas, cuidando que estén dentro de los orificios y que las varillas no sobresalgan demasiado sobre la planchuela. Formaremos paneles de reja de una medida que entre un número justo de veces dentro del perímetro de la reja.

Cada panel de reja estará sujeto por dos pilares de tubo, que estarán clavados en el suelo a 20cm de profundidad. Antes de colocar las rejas, vamos a colocar el primer pilar y luego soldaremos la reja a él. Cuando esté firme, entonces colocaremos el siguiente pilar, que primero se hinca en la tierra y luego se suelda a la reja.

Repetimos el procedimiento hasta llegar al portón, donde dejaremos un tramo equivalente al tamaño del mismo para continuar con la reja. Cuando la reja está completa, se procede a la soldadura del portón, que también se fijará a los pilares laterales que dejamos. Los pilares deben asegurarse con hormigón para que no se ladeen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *