Ideas simples y económicas para decorar el living

Renueva la decoración de living de manera sencilla y sin gastar dinero siguiendo estas llamativas ideas y consejos.

Ideas simples y económicas para decorar el living
Renovar la decoración del hogar nos ayuda a sentirnos siempre a gusto en nuestros ambientes. Esto se hace esencial en el living, ya que es un espacio multifuncional donde pasamos largas horas en familia y recibimos a nuestros invitados. Dar nuevos toques decorativos al living es mucho más sencillo de lo que creemos, y no necesariamente implica gastar grandes sumas de dinero. Al contrario, es posible mantener el estilo siempre fresco de tu sala de estar con detalles simples, rápidos y económicos, como las ideas que te brindamos a continuación.

Ideas sencillas para renovar la decoración del living

–    Introduce la frescura del jardín al interior del hogar colocando un colorido ramo de flores silvestres en un jarrón bien llamativo o en un rústico cesto de mimbre.

–    Da vida a una pared colgando una ecléctica colección de platos, bandejas plateadas o espejos de distintas formas o tamaños. Reuniendo objetos comunes que encontramos en el hogar es posible formar una agradable colección que cautive la curiosidad y la atención.

–    Crea un rincón de lectura instantáneo apilando unos libros (del más grande al más pequeño) junto a tu sillón preferido. Los libros así dispuestos dan un aire distendido e interesante al salón, además de servir como una mesita improvisada.

–    Usa estampados fuertes en algunos cojines para acentuar el carácter del sofá. El animal print, las flores de colores o los diseños geométricos en colores vivos son opciones que nunca fallan.

–    Coloca en el living un mueble perteneciente a otro espacio de la casa, y otórgale una nueva función. El traslado del objeto dará un efecto inesperado e interesante a la decoración. Puede ser un carrito de baño y un taburete rústico usados como mesitas, o una silla de exterior creando un espacio de relax.

–    Realza el estilo de un living en colores neutrales integrando acentos de color fuerte en accesorios, estampados o muebles. Detalles mínimos como un jarrón o el borde de un almohadón en el mismo color (rojo, naranja, verde, amarillo, fucsia, turquesa…) cambian por completo el aspecto de la ambientación.

–    Agrupa los cuadros o fotografías que están dispersos en las paredes de la sala y forma un mosaico. Se logra así un efecto mucho más atractivo que el de cada pieza por separado, y se despojan las restantes paredes creando mayor pulcritud y amplitud en el ambiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *