Tips para ahorrar energía en la oficina

La oficina es un sitio donde se consumen altas cantidades de electricidad. Aprende cómo ahorrar energía en la oficina mediante algunos pasos simples.

Ahorrar energía en la oficina
Ya sea en el hogar o la empresa, la oficina es un espacio donde se consume mucha energía a diario. Luces, ordenadores, calefacción y otros muchos implementos encendidos todo el día llevan a cuentas de electricidad descomunales, que en varias ocasiones responden a un derroche de energía poco cuidadoso con el medio ambiente. Asumiendo algunos hábitos simples podemos ahorrar electricidad y trabajar con total eficiencia en un ámbito ecológicamente responsable.

Cómo ahorrar energía en la oficina

–    Apagar el ordenador al finalizar el día. Existe el rumor de que los ordenadores no deberían  apagarse durante la noche por el gasto que implica su encendido. Sin embargo, la energía que se consume al dejarlo encendido las 24 horas supera con creces la empleada en su arranque. También es básico desenchufar los implementos electrónicos (parlantes, impresoras, micrófonos) cuando no se están utilizando, ya que aún apagados consumen energía al seguir conectados al ordenador.

–    Apostar por ordenadores portátiles. Además de prácticas y elegantes, las laptop son más ecológicas que las computadoras de escritorio, consumiendo una octava parte de su energía.


–    Cambiar a pantalla plana. Quienes no desean cambiar su ordenador de escritorio, pueden ahorrar energía sustituyendo el monitor convencional (los CRT de rayos catódicos) por los delgados LCD (cristal líquido). La pantalla LCD consume la mitad de energía que la catódica, y sin dudas es mucho más cómoda, ajustable y favorable a la visión por su calidad de imagen.

Reemplazar las bombitas incandescentes por lámparas fluorescentes. La calidad de la iluminación no se modifica pero se usan dos tercios menos de energía. En consecuencia, se ahorra dinero gracias a la larga vida útil de las bombitas fluorescentes, aún cuando adquirirlas sea un poco más caro que las convencionales.

Ahorrar energía en la oficina

–    Usar pilas y baterías recargables. No solo es más práctico y eficiente, sino que disminuye la alta contaminación de las baterías descartables. Cuando una batería ya no sirve, es preciso llevarla siempre  a las instituciones ambientales especializadas que las reciclan.

–    Limpiar el filtro del aire acondicionado. En invierno y verano, el aparato de climatización suele estar en funcionamiento durante toda la jornada. Para mantener su eficiencia y evitar derroches de energía por mal funcionamiento, es fundamental limpiar el filtro regularmente y cambiarlo cuando sea necesario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *