Ideas para decorar la oficina

La oficina es el espacio de trabajo donde debemos permanecer un número importante de horas al día. Este espacio debe decorarse de forma de convertirlo en un lugar eficiente y agradable para mejorar el rendimiento y reducir el estrés.

La oficina es el espacio de trabajo y su distribución y decoración depende mucho de la función que allí se desempeñe y de la cantidad de personas que en ella trabajen.

Hay una serie de elementos que deben estar presentes en toda oficina y son: los puestos de trabajo, es el espacio destinado a cada persona que trabaje en la oficina. El espacio de almacenamiento para archivos y demás material de trabajo. Espacio para almacenar los insumos (papelería, material para fotocopiado, bolígrafos, tóner, tinta, CDs, DVDs, etc.).

La decoración de la oficina debe recrear un ambiente equilibrado, sereno, aunque energético, cómodo y agradable a la vista. Debemos contar con cierto espacio que nos permita sentirnos holgados, pero a la vez incluir el mobiliario y los accesorios que sean necesarios. Es muy importante incluir un toque de alegría y relax en el ambiente para evitar el estrés.

Es muy difícil combinar todos los elementos que mencionamos anteriormente en un lugar de trabajo, pero debemos tener en cuenta que es un espacio donde se pasan muchas horas al día y que además de ello, son horas tensas por las propias exigencias laborales, por lo que la decoración debe contribuir a mejorar el clima de trabajo, a la vez que optimiza el rendimiento. Para lograrlo, aprovecharemos la influencia psicológica que todos los elementos del entorno tienen sobre nuestro bienestar tanto emocional como físico.

Consejos para decorar una oficina:

En primer lugar debemos elegir una habitación de dimensiones tan generosas como sea posible, también que sea luminosa. En caso de que nuestra oficina no ofrezca estas condiciones, entonces deberemos recurrir a una hábil distribución del mobiliario, sumado a los materiales y los detalles ornamentales.

Los principales componentes de la oficina son la mesa de trabajo y la silla. La mesa debe ser lo más amplia que sea posible y la silla ergonómica para evitar problemas de columna por permanecer tantas horas sentados.

Debemos incluir estanterías de pared para los archivadores, libros, etc. Las mismas deben ser amplias y tendrán cajones o mesas auxiliares para los elementos que necesitemos tener al alcance de la mano.

Las paredes deben tener colores claros para mejorar la iluminación, la cual debe complementarse con la iluminación artificial que se divide en general y puntual. Si la luz natural es excesiva, la controlaremos con unas cortinas o estores, preferentemente blancas o color natural.

Es importante incluir algún toque de color, una planta, un elemento decorativo, o cualquier objeto que nos permita obtener la sensación buscada.

Una cartelera donde todos los miembros de la oficina puedan colgar fotografías, dibujos u otro material para compartir, es un buen toque para favorecer a la distensión general.

Ideas para decorar el comedor

El comedor es la habitación de la familia, donde se reúnen para compartir los alimentos y esta función debe transcurrir en la mejor atmósfera posible. Para ello decoraremos el comedor en el estilo que mejor se adapte a nosotros.

El comedor es la habitación donde la familia comparte la comida, por tanto es un espacio de socialización íntima que requiere de ciertos elementos que brinden una atmósfera acogedora, intimista y distendida, para que disfrutar de los alimentos en un bien ambiente.

Para que el momento de la comida transcurra de forma placentera y alegre, es indispensable un comedor decorado agradablemente y siempre impecable. Para lograrlo, podemos escoger entre un sinnúmero de posibilidades, de las cuales te acercamos algunas opciones para que logres el comedor que estás necesitando.

Algunas ideas para decorar el comedor:

Entre las distintas opciones que tenemos para decorar el comedor, podemos adoptar un aspecto glamoroso, alejado de los comedores tradicionales y aburridos. Para lograrlo podemos ayudarnos con elementos decorativos como candelabros, objetos dorados, floreros y jarrones de cristal, una mesa de vidrio, un tapizado vistoso o cojines de telas llamativas para las sillas. Una bonita araña de cristal para la iluminación.

Un consejo útil, si tus sillas están estropeadas y no puedes cambiar su tapizado, puedes cubrirlas con fundas. Simplemente una buena tela de tapicería blanca y unos lazos de colores para sujetar la funda y le darán un toque de elegancia. Combinadas con un mantel hasta el piso del mismo tono de los lazos, tendrás un comedor chic al instante, aunque tu mesa deje mucho que desear.

Para una decoración moderna, elegiremos elementos en vidrio, preferentemente esmerilado y acero inoxidable o cromados. Combinado con un mobiliario minimalista, logrará el efecto buscado. Unos cuantos spots halógenos en el techo para resaltar la mesa y ciertos rincones darán el toque final. Las paredes blancas son las más indicadas en este caso. Evitaremos los cuadros, salvo uno de dimensiones generosas.

Si preferimos mantener el estilo tradicional, entonces pintaremos las paredes de color crema, utilizaremos una mesa redonda que se pueda agrandar, sillas con tapizado blanco, armarios de madera con vitrinas para lucir la vajilla. Los cortinados de telas pesadas y lisas complementan este estilo.

Para un comedor romántico deberemos buscar una atmósfera intimista y tenue. Utilizaremos lámparas con pantallas, colores suaves, velas, cristales, flores frescas. Telas vaporosas en las cortinas, tapizados de tonos muy suaves con texturas brillantes. Se admiten los floreados muy discretos. Los muebles pueden ser de madera natural o pintada en blanco o marfil. Estanterías de pared con adornos y algunos libros, complementados con una colección de fotografías familiares con bonitos marcos, darán el toque final a estos ambientes.

Decoración de baños

La decoración del baño no requiere de realizar obra, podemos renovarlo completamente empleando algunos detalles decorativos y un poco de inventiva. El elemento clave como siempre, es la pulcritud.

El baño es una de las principales habitaciones del hogar y su decoración debe estar en consonancia con sus funciones. Un aspecto muy importante que no debemos olvidar cuando estamos pensando en renovar el baño, es la pulcritud y el orden.

Si buscamos renovar nuestro baño de una forma económica, podemos recurrir a una serie de trucos decorativos que pueden cambiarle la cara sin que tengamos que realizar obra de albañilería.

Ideas para la decoración de baños:

La pintura de las paredes es uno de los cambios más radicales que podemos hacer en cualquier habitación y el baño no es una excepción.

Como es una habitación pequeña, no tendremos mayores problemas para pintarlo nosotros mismos. Elegiremos tonos que combinen con los azulejos y los artefactos del baño, pero que sean muy claros para que no resten luminosidad.

Antes de pintar las paredes debemos prepararlas. Las limpiaremos y dejaremos secar muy bien. Luego pintaremos de un color muy claro. Si elegimos blanco, podemos hacer una guarda en la pared, la cual puede ser de azulejo, de vinilo de contacto, pintada, etc.

Si el baño tiene azulejos, pintaremos la parte que está por encima de los azulejos. En caso que los azulejos estén estropeados, podemos aplicarles un decorado de vinilo a modo de diseño, para disimular, o también podemos pintarlos con alguna de las pinturas especiales para azulejos.

Una vez que tenemos las paredes pintadas, elegiremos los accesorios que deberán hacer juego con los tonos de la guarda que hicimos. Entre los múltiples accesorios que podemos elegir, los principales serán: cortina de duchero, alfombrillas, bote para cepillos dentales, bote de basura, toalleros, porta rollo de papel sanitario, tapa del inodoro, etc.

Cuando decoramos el baño debemos aprovechar para crear nuevos espacios de almacenaje para aumentar el confort y la funcionalidad del mismo. Una cesta de mimbre blanca forrada con una tela en los colores de la guarda de la pared, servirá perfectamente para guardar los rollos de papel sanitario. Podemos crear una estantería apilando cestas iguales, en las cuales guardaremos los diferentes elementos de uso en el baño: toallas, jabones, productos de tocador diversos, etc.

Una planta de interior es un excelente elemento para dar color y alegría a nuestro baño. Debemos elegir una especie que no necesite mucho aire ni luz, pero que se adapte bien a la humedad. Quizás esta planta sea una solución. La planta puede ubicarse en el duchero colgada o en un estante, para que aproveche el vapor.

Podemos aprovechar el espacio en la altura colocando estanterías alrededor del baño, donde ubicaremos vasos o botellas de vidrio de colores, llenas piedras, vidrios, conchas o sales de baño. También podemos colocar velas aromáticas de gran tamaño como decoración y para perfumar el baño.

Las toallas también pueden oficiar como elementos decorativos, podemos elegirlas en los mismos colores de la guarda o en colores que combinen con la misma, en tonos muy brillantes, esto aportará un toque adicional de alegría.

Las luminarias también contribuyen a la renovación del baño, podemos elegir lámparas halógenas, que además de su bonito aspecto, nos permiten iluminar el sector que deseemos y generan ambientes muy luminosos.

Cómo hacer una reja perimetral

Las rejas son un excelente barrera contra los ladrones, pero son muy costosas. Podemos abaratar su coste fabricándolas nosotros mismos. Esta tarea es ardua y engorrosa, pero no imposible.

La creciente inseguridad en la que vivimos hace necesario que cada día nos protejamos más y las rejas son uno de los métodos más efectivos para hacerlo.

Las rejas perimetrales son una primera barrera para intentar frenar a los ladrones, aunque son costosas, podemos abaratarlas si las construimos nosotros mismos. Si bien es trabajoso, no es una tarea imposible ni tan compleja, lo principal es tener tiempo y voluntad para pasar unas cuantas horas fabricándolas.

Cómo construir una reja perimetral:

Para la fabricación de una reja perimetral lo primero que necesitamos es saber las dimensiones que tendrá la misma. De este modo podremos calcular cuánto material necesitamos.

Para las rejas necesitaremos varillas de hierro de diez milímetros de diámetro, planchuelas de hierro de quince milímetros de ancho y caños de sección cuadrada de cinco centímetros de lado para los pilares. También necesitaremos un taladro y una soldadora eléctrica.

Cuando tengamos todos los materiales, cortaremos las varillas y las planchuelas de la medida que habíamos decidido. Luego agujereamos las planchuelas con una broca del mismo tamaño que las varillas, de modo que quede una varilla cada diez centímetros.

Cortamos también los tubos que formarán los pilares y los cerramos en los extremos con cuadrados de las planchuelas, que van soldados.

Comenzamos a soldar las varillas en las planchuelas, cuidando que estén dentro de los orificios y que las varillas no sobresalgan demasiado sobre la planchuela. Formaremos paneles de reja de una medida que entre un número justo de veces dentro del perímetro de la reja.

Cada panel de reja estará sujeto por dos pilares de tubo, que estarán clavados en el suelo a 20cm de profundidad. Antes de colocar las rejas, vamos a colocar el primer pilar y luego soldaremos la reja a él. Cuando esté firme, entonces colocaremos el siguiente pilar, que primero se hinca en la tierra y luego se suelda a la reja.

Repetimos el procedimiento hasta llegar al portón, donde dejaremos un tramo equivalente al tamaño del mismo para continuar con la reja. Cuando la reja está completa, se procede a la soldadura del portón, que también se fijará a los pilares laterales que dejamos. Los pilares deben asegurarse con hormigón para que no se ladeen.

Cómo construir una chimenea

Hay distintos tipos de chimeneas, pero las francesas son las más populares. Estas chimeneas requieren de mucha albañilería para su construcción y puede ser bastante compleja para novatos.

Hay muchos tipos de chimeneas, pero las que asociamos universalmente con ese nombre, son las chimeneas francesas. Estas chimeneas requieren un trabajo de albañilería complejo que no todo el mundo está en condiciones de abordar. Por ello les recomendamos que consulten con un constructor antes de emprender este tipo de trabajo si no cuentan con experiencia previa.

Estas chimeneas se presentan en variados tamaños y formatos, podemos escoger el que mejor se adapte a la estancia en que vamos a ubicarla.

Podemos utilizar diversos materiales para construir la chimenea: piedra, losa o ladrillo refractario, bloque, etc. Estas chimeneas están regularizadas y su forma interior no se refleja necesariamente en el exterior, pues el acabado puede ocultar la mampostería detrás de tabiques de madera o enyesados.

Se pueden emplear reguladores de tiro prefabricados, los que se forran con ladrillo refractario. En la parte superior del tiro lleva una repisa que desvía los tiros descendentes de la chimenea.

Cuando se deja la mampostería vista, se ahorra en acabado y esto permite dejar el muro de ladrillo completamente visto. Para armonizar, se revocarán o recubrirán las restantes paredes de la habitación, de este modo la chimenea cobra protagonismo.

Cómo fabricar la chimenea:

En primer lugar debemos definir la ubicación de la chimenea, pues de ello depende su óptimo funcionamiento. Deberá estar emplazada sobre una pared desde la cual el calor se disperse por la mayor superficie que sea posible.

Si la chimenea está situada sobre una pared interior, podemos también dejar visto el ladrillo del otro lado de la pared, creando un efecto decorativo rústico y además, se aprovecha mejor el calor.

Para que una chimenea francesa tenga un buen funcionamiento, la altura de la abertura del hogar no debe superar los 84cm. Se suele utilizar reguladores de tiro prefabricados con gargantas metálicas, que tienen mejor tiraje por ser más lisos que los de ladrillo.

La repisa para el humo del regulador de tiro debe tener entre 15 y 30cm de profundidad con una superficie lisa y cóncava. El humero de la chimenea debe tener un tamaño acorde con el tamaño de la misma.

Para construir la chimenea marcamos en el suelo la zona en que se ubicará y comenzamos a colocar los ladrillos de canto, formando la caja de la chimenea.

El piso se forma sobre una capa de mortero refractario, donde se aplican los ladrillos o losas. Es posible darle cualquier forma que se desee. La colocación del piso se hace desde afuera hacia adentro para que los recortes queden al fondo.

Cuando el suelo está seco, revestimos las paredes interiores con ladrillo refractario.

La campana extractora se hará con ladrillo tabiquero o machihembrado. La pared de la campana está inclinada a 45º y tiene forma de cono, hasta la altura donde se conecta con el tubo de la chimenea. La campana se deja secar un día por lo menos, antes de aplicar el revestimiento.

Los techos quinchados

Los techos de quincha son un sistema constructivo tradicional que se mantiene casi intacto hasta nuestros días. Estos techos se instalan sobre una estructura de madera y están compuestos por mazos de paja.

Los techos de quincha primitivos se realizaban con armadura de troncos y ramas de sauce u otros árboles del monte. Son techos a dos aguas cubiertos con atados de paja brava.

La madera para las estructuras puede ser escuadrada o en rollizos. La madera escuadrada tiene una sección generalmente rectangular, aunque puede ser cuadrada. Las estructuras más usadas son de madera en rollizos por ser más rústica y económica.

La madera más apropiada para este tipo de estructuras es el eucalipto, por ser bastante duro y barato. Se utilizan los troncos más derechos para obtener las secciones lo más uniformes que sea posible.

La madera debe tratarse para protegerla de los agentes biológicos (hongos, insectos).Una vez que el producto se secó completamente conviene pintar o barnizar la madera.

La paja se obtiene de los bañados y pajonales. Las especies más usadas para el quinchado: cortadora, totora, espadaña y arrocillo, etc. La más apropiada es la cortadora (paja brava), se llama de este modo porque posee serruchos en sus bordes. Es rígida, duradera y resiste los golpes de la palmeta durante el emparejado. Es color borra de vino cuando está madura. Su largo sobrepasa los 2mts., lo que permite utilizarla con una buena pendiente interna y un gran solape. Es muy impermeable por su contenido de sílice. Para utilizarla en el quinchado se ata en mazos de 30cm de diámetro.

Cómo hacer un quinchado:

Debido a los materiales, este sistema constructivo utiliza una cubierta que suele ser de 20-25cm de espesor, formada por la superposición solapada y apretada de los mazos de paja.

En un quinchado correctamente construido, el agua no pasa más allá de los primeros centímetros porque le resulta más sencillo deslizarse por la pendiente que le ofrece menor resistencia. Por eso la pendiente debe ser superior al 80% y la paja debe estar bien apretada.

Para evitar la putrefacción se coloca el material lo más seco posible, y la colocación se realiza en época seca y con la pendiente lo más pronunciada que sea posible. También debe controlarse que tenga buena ventilación y asoleamiento. Esto determina la calidad y duración de este tipo de techos.

La estructura es un sistema de correas horizontales apoyadas en varejones inclinados, los que suelen apoyarse en un muro y en la cumbrera.

Para el apoyo sobre un muro común, se debe construir una carrera de hormigón armado(viga), con bigotes para la sujeción de los varejones. Las uniones entre los palos se realizan con clavos gruesos. Los varejones contornean las polleras de la quincha.

Para la terminación interior se pueden colocar esterillas de junco entre las correas.

El recubrimiento del techo se comienza por la parte más baja, donde se disponen los mazos ordenadamente. Cuando se completó una fila y se la emparejó, se cosen los mazos a la estructura.

El cosido se hace con alambre grueso, que se ata a las correas utilizando puntadas de alambre fino. Las capas se van superponiendo hasta llegar a la cumbrera. Hay que tener especial cuidado en la cumbrera y en los ductos que puedan atravesarse. Para proteger estas uniones se colocan babetas de plomo, hormigón poroso, malla de acero o de arena y portland.

Ideas para decorar la cocina

Para mantener nuestra cocina siempre arreglada no debemos realizar una renovación radical ni gastar grandes sumas de dinero. Podemos lograrlo con un poco de voluntad e imaginación.

Una casa decorada es un espacio que invita a vivirlo, que nos brinda bienestar tanto físico como psicológico, ya que nos sentiremos confortables, protegidos y relajados. Pero muchas veces, ya sea por falta de dinero, tiempo o preocupación, nos encontramos viviendo en una casa que nos resulta deprimente y triste. La cocina es uno de los espacios más vulnerable a nuestra susceptibilidad, por eso debemos mantenerla siempre arreglada, esto nos dará más energía.

Para solucionar este problema que puede afectar nuestra salud, te hemos traído algunos consejos para dejar a nuevo tu cocina.

Consejos para renovar y decorar la cocina:

La mejor forma de que nuestra cocina sea un lugar que invite a permanecer en su interior es la higiene. Una cocina impecable siempre resulta agradable y nos motiva a realizar actividades en su interior. Esto nos puede evitar tener que realizar obras para mejorar su aspecto, simplemente bastará con agregarle algunos detalles decorativos.

Para emprender una renovación de la cocina, lo primero que debemos hacer es una limpieza general dejando todos los muebles y electrodomésticos como nuevos. También podemos aprovechar para deshacernos de esos objetos que vamos acumulando a lo largo del tiempo y que simplemente se convierten en estorbos.

Una medida muy sencilla que cambiará el aspecto de nuestra cocina, es retirar todos los cacharros que vamos dejando sobre la encimera, colgados de ganchos, o sobre los anaqueles de los aparadores. Buscaremos un sitio apropiado para ellos dentro de los armarios.

Ahora podemos comenzar por colocar un jarrón con flores frescas en un rincón de la encimera, esto aporta un toque de luz, color y alegría.

Un bonito perchero para los repasadores, es un elemento decorativo y útil. Podemos elegir uno que contenga además un soporte para el papel de cocina, una pizarra para anotar nuestras recetas. Las tiendas de decoración tienen muchos elementos modulares de este tipo para ofrecernos.

Si somos de las que trabajamos desde casa y montamos nuestro office en la cocina, entonces podemos poner un poco de orden en ese sector. Unos bonitos canastos de mimbre apilables, nos servirán para ordenar el material de trabajo en un rincón de la encimera sin que se estropee y distorsione la cocina. Incluso podemos guardar nuestra laptop en uno de esos cestos, para protegerla de la suciedad.

Para renovar los pisos no hace falta cambiar las baldosas, ni siquiera instalar un vinilo, bastará elegir una alfombra rústica y muy colorida. Esto dará vida a la cocina y realzará los pisos. Estas alfombras suelen estar tratadas contra la suciedad y si no lo están, podemos aplicarles algún producto protector.

También podemos cambiar las cortinas, cojines y manteles, aunque nos parezca insuficiente, el cambio que producen es muy notorio.

Otro elemento que realza nuestra cocina es la iluminación. Podemos sustituir la vieja luminaria por una araña de hierro y cristal, que añade un toque rústico pero elegante a la vez.

Lo importante es la combinación de pequeños detalles que logremos, allí está la clave para convertir nuestra cocina en un lugar encantador que merezca la pena disfrutar.

Escaleras interiores

Las escaleras son los elementos constructivos encargados de conectar los diferentes niveles de una construcción. Dicha función debe garantizar un traslado cómodo, seguro y sencillo.

Cuando tenemos una construcción de más de un nivel, necesitamos un elemento constructivo que nos permita pasar de un nivel al otro, de manera cómoda, segura y fluida. Para eso se crearon las escaleras y su diseño debe adecuarse a la función y a los espacios que conecta.

Un elemento que nos condicionará el diseño de nuestras escaleras, son los materiales constructivos, también dependerá de factores como su ubicación, el estilo constructivo, etc.

La escalera está compuesta por una serie de elementos característicos: los peldaños, la rampa o plano inclinado, la baranda, el descanso y la caja; estos elementos varían de una escalera a otra, dependiendo de las necesidades constructivas.

Partes constitutivas de las escaleras interiores:

• Peldaños: compuestos por dos partes, la horizontal o huella, es la parte donde apoya el pie; y la parte vertical o contrahuella, es la que determina la altura del peldaño.

• Arranque: el primer peldaño se denomina “arranque” de la escalera.

• Desembarco: el final de la escalera es una superficie horizontal que se conoce como “desembarco”.

• Meseta: cuando la escalera supera determinada cantidad de escalones, se hace necesario colocar una superficie intermedia para descansar. Dicha superficie se conoce vulgarmente como “descanso” y su nombre es “meseta”.

Desarrollo de escaleras interiores:

Para que la escalera no resulte fatigosa, debemos limitar el número de peldaños de cada tramo a trece o quince, luego de esto debe existir una meseta o descanso.

Los peldaños se apoyan directamente sobre la rampa o sobre la zanca, que es una viga amurada.

Para construir una escalera interior debemos estudiar el espacio disponible y determinar el espacio que podemos asignar a la caja, además determinaremos las dimensiones de los peldaños.

La forma y dimensiones de la caja de la escalera son muy importantes pues deben adecuarse al espacio disponible y de este modo, determinarán el tipo de escalera que podemos ubicar en el edificio. La forma de la caja será la que corresponda al tipo de escalera que diseñemos.

Por otra parte, la escalera debe cumplir una serie de condiciones: tener un ancho suficiente para su función, que permita salvar fácilmente la altura entre niveles.

En una escalera de dos tramos, procuraremos darle el mismo número de peldaños a ambos tramos para que la escalera resulte más estética. Pero pueden existir circunstancias que nos obliguen a diseñarla con tramos desiguales.

Decoración de ambientes exteriores

Los ambientes exteriores en la actualidad son tratados como parte integral de la casa. Dichos ambientes requieren de un nivel de confort similar al de los espacios interiores.

Los ambientes exteriores son parte del hogar y en las nuevas tendencias, son tratados al igual que un ambiente interior para su decoración. Estos ambientes exigen actualmente el mismo nivel de confort que cualquier otro espacio del hogar y por tanto, debemos equiparlos apropiadamente para que cumplan su función de la mejor manera posible.

Diversos elementos decorativos nos permiten disfrutar a pleno de los espacios exteriores, desde el mobiliario hasta las estructuras de jardín, se combinan para crear ambientes acogedores, relajados y confortables, ideales para alejarse del ajetreo cotidiano y descansar sin tener que alejarnos de casa.

Ideas para la decoración de ambientes exteriores:

Las estructuras para jardín nos ayudan a crear ambientes acogedores sin perder privacidad, apropiados para pasar momentos agradables en familia, distenderse leyendo un libro en paz o simplemente para gozar de la naturaleza de nuestro jardín. Dentro de dichas estructuras tenemos las pérgolas y cenadores (gazebos), que son estructuras de diversos materiales que se emplazan en el jardín creando espacios íntimos dentro del jardín.

Estas estructuras pueden ser de diversos materiales: madera, metal, textiles, incluso plásticos. Sirven como prolongación de los espacios interiores y nos permiten incluso, crear comedores o salas de estar dentro del jardín.

Son muy útiles cuando necesitamos un ambiente exterior cubierto, pero no contamos con estructuras fijas próximas (pared), a la cual colocar un toldo.

Los cenadores y pérgolas nos ofrecen diferentes modelos y formatos: cuadrados, rectangulares, circulares, octogonales, etc. Sus acabados pueden ser madera natural, decapado, metal imitando madera. Pueden tener tejado, cerramientos acristalados, cortinas plegables, etc. Todo depende de nuestras necesidades, el estilo de la vivienda, el entorno y del espacio que dispongamos.

Un jardín de dimensiones generosas nos permitirá instalar una estructura cerrada con celosías, para crear un ambiente intimista dentro del jardín. Incluso podemos instalar un jacuzzi dentro de estas estructuras, creando un spa personal.

Podemos utilizarlas como sala para recibir amigos en cualquier época del año, siempre que las acondicionemos apropiadamente. En el caso de un cenador, podríamos agregarle cerramientos y una chimenea pequeña o quematuti. De este modo tendríamos un sitio para quemar los restos de poda sin preocuparnos.

Lo principal es que procuremos que estas estructuras sean de materiales altamente resistentes a la intemperie y realizarles el mantenimiento adecuado. Las complementaremos con muebles de jardín que combinen con el estilo de nuestra estructura y que tengan un mantenimiento sencillo.

Cómo reparar una puerta interior

Las puertas se deterioran con el uso como cualquier parte de la casa. Para mantener su buen funcionamiento, debemos realizar un mantenimiento periódico, a fin de eliminar los desperfectos apenas surjan.

Las puertas como cualquier parte de la casa, se deterioran por el uso y necesitan de un mantenimiento constante. Es un hecho que cuanto antes reparemos cada desperfecto, menos daño sufrirán.

Para reparar una puerta que no funciona correctamente debemos conocer el problema, de ese modo podremos realizar el trabajo adecuadamente. Por eso hemos recopilado estos consejos para el mantenimiento de una puerta interior, para que puedas hacerlo tú mismo sin tener que gastar en contratar a un especialista.

Consejos para repara una puerta interior:

• Puertas deformadas: la deformación de las puertas es uno de los problemas más comunes, se debe generalmente a la humedad ambiente, al calor o a la falta de estacionamiento de la madera con la cual se construyó la puerta. Si la combadura está en la zona de las bisagras, debemos reforzar la unión entre la hoja (jamba) y el marco, para lo que agregaremos una bisagra. Retiramos la hoja de su ubicación y realizamos un hueco con un formón para ubicar la caja de la bisagra en el canto de la hoja y en el marco. Antes de retirar la hoja debemos marcar la posición de la nueva bisagra. Atornillamos la bisagra en su emplazamiento y volvemos a colocar la hoja de la puerta. Con esto bastará para que funcione perfectamente.

• Bisagras flojas: en ocasiones, el movimiento de las puertas ocasiona un juego con las bisagras, lo que termina por aflojar los tornillos de las mismas. Este movimiento constante, termina por agrandar los orificios en los cuales están insertos los tornillos, de modo que al ajustarlos, no quedan realmente ajustados. Para solucionar este problema debemos rellenar los orificios. Existen varias formas de hacer este relleno, la más sencilla es con cola vinílica mezclada con aserrín, da buen resultado y se adapta a cualquier hueco, aunque la unión no resiste demasiado esfuerzo. Otra solución es colocar una astilla o una espiga de madera, esto depende del agrandamiento del hueco, por lo general, bastará con una astilla. Para que nuestro relleno no se afloje en poco tiempo, colocaremos un poco de cola vinílica antes de rellenar. Luego insertamos la astilla o espiga (también puede ser un mondadientes), lo dejamos secar. Finalmente colocamos el tornillo apretando bien después de hacerlo.

• Puertas que se atascan: cuando una puerta se atasca, pueden ser muchos los factores que lo causan. La deformación de la hoja de la puerta, que ya explicamos cómo solucionarla. Que la bisagra esté floja, para repararla, sólo tenemos que ajustar los tornillos. Si esto no funciona, entonces podemos colocar un suplemento detrás de alguna de las bisagras. Este suplemento es simplemente un trozo de cartón fino. Lo colocamos detrás de la bisagra que está opuesta a la zona que roza el marco. Luego rebajamos la zona que roza el marco, lo hacemos con una lija o con el cepillo de carpintero.

• Abollones o pequeños orificios: cuando tenemos abollones profundos, arañazos u orificios ocasionados por clavos, polilla u otra causa, debemos rellenar la madera con masilla para madera, pero evitaremos que el relleno llegue a la superficie para que la masilla no quede a la vista. Para cubrir la masilla y darle un acabado más natural, prepararemos una pasta con aserrín de la misma madera y cola vinílica. Rellenamos el hueco y presionamos firmemente para que compacte. Luego dejamos secar y lijamos cuidadosamente con una lija al agua. Luego aplicamos el barniz, o cera en pasta, para disimular el arreglo.

• Humedades: cuando la madera presenta humedades, muchas veces debemos remover el trozo de madera afectado y lo reemplazamos por otro de la misma madera. Trataremos toda la puerta con un producto fungicida para eliminar los hongos que pudiesen encontrarse en otra parte de la puerta y para evitar la formación de nuevos hongos.